Epsilones  
3 monos
Novedades - ► Mapa - Bestiario - GeoGebra - Bienvenida - Contacto
Literatura
Previo ◄ Índice ► Siguiente
           
   

El océano-cerebro

Se descubrió que el océano -fuente de impulsos gravitatorios eléctricos y magnéticos- hablaba una especie de lenguaje matemático; ciertas secuencias de sus descargas eléctricas eran susceptibles de ser clasificadas mediante el empleo de una de las ramas más abstractas del análisis terrestre, la teoría de conjuntos; surgían homólogos de las estructuras conocidas de aquella rama de la física que se ocupa de analizar la interrelación entre la energía y la materia, los conjuntos finitos e infinitos, las partículas y los campos, y todo aquello hacía que los científicos se inclinasen hacia el convencimiento de que lo que tenían delante era un monstruo, una especie de mar-cerebro protoplasmático que se había multiplicado por millones y que envolvía todo el planeta, dedicando su tiempo a reflexiones increíblemente extensas sobre la esencia de la materia universal, y que todo lo captado por nuestros instrumentos no constituía más que un pequeño fragmento de ese tráfico cognitivo, captado por casualidad, de aquel monólogo interminable y complejo que se desarrollaba eternamente en el abismo y que superaba con creces toda nuestra capacidad de comprensión.


 
 

Stanislaw Lem. Solaris, p.47.

Esta historia, Solaris, compleja y sagaz, por sus espejismos, me recuerda, en parte a una inquietante historia, un cuento corto de Ray Bradbury: La tercera expedición. ¿Por qué una civilización extraterrestre emplearía como ganzúa nuestros demonios internos, nuestros erosionados recuerdos, del amor y de nuestros seres más queridos? Esta historia, enmarcada en torno a un planeta de masa acuática perturbadora y enigmática, un monstruo pensante, es un amasijo de elucubraciones acerca de cómo comprender y establecer contacto con entidades abstractas de mundos desconocidos.

Me parece interesante que en obras como ésta, así como en Contacto de Sagan, en el de Bradbury, o en la novela de Arthur C. Clark, por mencionar algunas, los seres extraterrestres no tengan forma humanoide.

Y, como es de esperar, las matemáticas están también ahí.

Luis Gómez.

   
 
Comentarios
Inicio página
Epsilones.
Sitio + o - matemático de
Alberto Rodríguez Santos.
Correo: alberto@epsilones.com.
En la red desde el 4-7-2002 (ya hace).
Última actualización: ver Novedades.
 

 

Con esto se termina la página: